Si llamas a tus servicios entrenamiento personal, estás perdiendo clientes…
11 mayo, 2013
Ideas para emprendedores actuales.
6 IDEAS REALES PARA EMPRENDEDORES ACTUALES ¿Se puede generar negocio en el sector del fitness?
4 junio, 2013
Una sonrisa para tu día a día.

Que la relación entre los clientes y las marcas ha cambiado es algo obvio e imparable, que cada vez tienen más poder los clientes por que tienen más medios a su disposición, también, y ya hay ríos de tinta al respecto. Pero hay algo en la comunicación interpersonal que no ha cambiado y que por mucha tecnología que tengamos a nuestro alcance, no cambiará. Prestamos servicios y siempre tendremos contacto directo con nuestros clientes y en mi opinión, menos mal.

Dice John McCarthy fundador y Director Ejecutivo recientemente jubilado de IHRSA, que vivimos en el negocio de la hospitalidad y esto exige una relación directa y diaria y humana con el cliente, ahora bien ¿lo haces?

Detengámonos un segundo en algo aparentemente simple, la sonrisa. Lo destacable de la sonrisa es que cuando se la ofreces a alguien, hace que quieran imitarte ofreciéndote otra sonrisa, provoca una reacción instantánea de espejo. Las personas tenemos tendencia a copiar automáticamente las expresiones faciales que vemos. Esta es la razón por la que es importante incluir la sonrisa en el repertorio de nuestro lenguaje corporal, aun que no tengamos ganas de hacerlo, por que influye directamente en las actitudes de los demás, en sus respuestas y en el sentido del humor. Además la ciencia ha demostrado que cuanto más se sonríe, mas reacciones positivas tendrán los demás.

Por mi experiencia en ventas y presentación de mis servicios de coaching y consultoría deportiva y formación de equipos en centros deportivos, he descubierto que sonreír en el momento adecuado, como en los momentos iniciales de una situación de negociación, produce una respuesta positiva y suele generar mejores resultados y mayores ventas. Un gesto muy simple genera grandes resultados. ¿Cuántas veces sonríes al día? ¿Cuántas veces sonríe un niño? Aprendamos de ellos, normalmente consiguen lo que quieren.

Incluida en la hospitalidad que hace referencia el Sr. McCarthy, está la habilidad de generar confianza. Cuando conocemos a una persona tenemos la necesidad de evaluar si tiene una actitud positiva o negativa hacia nosotros, igual que lo hace la mayoría de los animales por motivos de supervivencia, en el fondo no somos tan distintos. Lo hacemos examinando el cuerpo de esa persona, para ver si se mueve o gesticula como nosotros, a esto se le llama “efecto espejo”. Utilizamos el lenguaje del cuerpo, actuamos como espejos, como una forma más de establecer lazos de confianza, de ser aceptados, aun que normalmente no somos conscientes de ello. Fíjate cuando hablan dos personas que se conocen, muy probablemente si ambos están atentos a la conversación, si están realmente interesados en lo que les están contando, disponen su cuerpo de la misma manera. Haz la prueba, la próxima vez que hables con alguien imita de una forma discreta su postura, verás rápidamente el efecto que tiene en la conversación. Esta actitud generará un mayor rapport y la conversación se hará más cercana.

Esta es una de las lecciones más destacadas que podemos aprender porque es una de las formas más claras con las que los demás pueden decir si les gustamos o no, o si están o no de acuerdo.

Alfredo Bastida. Coach en Vivir del Entrenamiento Personal. Especialista en Fitness Coaching, coaching para mejorar tu salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *