Escucha activa y Rapport dos herramientas básicas del Entrenador Personal

Claves para cumplir objetivos.
Claves de oro para la formulación de objetivos
3 mayo, 2013
Las tres reglas del cambio personal.
ANESTESIADOS ANTE LOS CAMBIOS “el progreso consiste en cambiar”
3 mayo, 2013
Comunicación y lenguaje corporal.

En todos los cursos y seminarios que imparto para entrenadores personales, en los que hablamos de las habilidades básicas de un EP, concluimos con que la comunicación, la empatía y la escucha activa son fundamentales en la comunicación con los clientes.

Ahora bien, profundicemos un poco más, si la actitud empática es una disposición interior con la que te acercas a tus deportistas, para que esta se explicite en la relación, ha de traducirse en las habilidades de comunicación, como por ejemplo la escucha activa.

ELEMENTOS DE LA ESCUCHA ACTIVA
Escuchar significa mucho más que oír. Significa poner atención para oír. Significa, sobre todo, querer comprender, teniendo en cuenta que hay un mundo más grande detrás de las palabras, y tomar estas según el significado que tienen para las personas que las pronuncian.
Escuchar es centrarse en el otro. Esto supone hacer callar el conjunto de voces que murmuran dentro de nosotros, es buscar hacer el silencio dentro de nosotros. Es decir, hay que acallar las propias inquietudes y de los propios prejuicios, para centrarse en la comunicación y ofrecer al escuchado nuestra mejor versión.
Atender, voluntad de querer comprender, observar el lenguaje verbal y no verbal, centrarse en las verdaderas necesidades del otro, son algunos de los condimentos que no deben faltar en ningún proceso efectivo de comunicación.
Para ello es necesario que haya formas de actuar que queden fuera, y que casualidad que empiezan en uno mismo, algunos de ellos son:

  • La ansiedad. Preocupación por uno mismo.
  • La superficialidad. Dificultad para advertir los sentimientos de los demás, tendencia a generalizar, a no personalizar.
  • Tendencia a juzgar, a imponer las propias ideas, rigidez en las propias creencias desde las que se juzga todo, tendencia a moralizar.
  • Impaciencia, impulsividad que no termina de dejar que el otro se exprese con naturalidad.
  • Tendencia a buscar la respuesta mientras el otro habla.
  • Tendencia a hablar en exceso, a contar las propias historias.

No se trata de que no tengamos obstáculos, sino que seamos conscientes de las propias limitaciones y errores y busquemos superarlos. Tomando como referencia el artículo del número anterior, no juzgar a la persona con la que estemos hablando y respetar los turnos de conversación puede ser un buen comienzo.

Rapport = RESPETO
El Rapport es ACOGER creando SINTONÍA con otros, sentir con el otro. Es una habilidad a desarrollar a la hora de comunicarnos y relacionarnos de forma efectiva con otras personas, con el objetivo de que se cree un clima de confianza y entendimiento entre ambos. El proceso es sencillo: trataremos de llegar al “mundo” del otro reflejando su comportamiento, acompasando su ritmo y entonación, “espejeando” a la otra persona, para que vea en nosotros un reflejo en sí mismo, un igual.

El primer paso es observar todos los aspectos verbales y no verbales para después ACOMPAÑAR O ACOMPASAR a ese individuo durante el tiempo que sea necesario.

Para obtener un buen contacto se puede “acompañar” cualquier movimiento de la otra persona, ajustando el nuestro hasta movernos natural y suavemente en conjunto con ella. No se trata de imitar, sino de comportarse con elegancia y discreción, conciliando ciertos gestos y hacerlos parecidos, o incluso cruzados.
Se puede acompasar:

  1. La postura corporal.
  2. Movimientos peculiares de la otra persona.
  3. Cualidades vocales análogas (tono de voz, tempo, volumen y entonación).
  4. Expresión facial: repetir gestos de la otra persona de forma elegante y correcta en el tiempo. Si son muy evidentes, hacer algo lo más parecido posible.
  5. Repetición de frases: memorizar y, de vez en cuando, repetir las mismas frases que ha dicho el interlocutor.

Todos aplicamos rapport en muchos momentos de nuestra vida. En ciertas situaciones y con determinadas personas, el rapport puede darse de manera natural; pero cuando no sea así, es preciso tener la habilidad para establecerlo.
Tenía un compañero en la facultad de Ciencias del la Actividad Física y del Deporte que decía que “todo es entrenable”, así que tómate tu tiempo, merece la pena.

Te deseo mucho éxito en tus comunicaciones

Alfredo Bastida. Coach en Vivir del Entrenamiento Personal. Especialista en Fitness Coaching, coaching para mejorar tu salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *