¿Cuándo debemos arriesgar para montar nuestro proyecto personal?
Si tu me dices ven lo dejo todo…
27 mayo, 2019
Antes de emprender investiga quiénes serán tus potenciales clientes.

Uno de los errores más comunes que cometemos cuando ofrecemos un producto/servicio sin éxito es no haberse parado antes a pensar sobre cuáles son las necesidades de nuestros clientes. ¿Qué es lo que quieren? ¿Se lo estamos ofreciendo?

Las prisas por lanzar el negocio antes de tiempo o la tozuded de creer que ya sé todo sobre el, sin mirar ni atender hacia ningún otro lado, nos lanzan a un fracaso que simplemente podríamos haber evitado deteniéndonos un momento a observar a nuestro alrededor.

Hablemos pues de una regla básica para emprender y tener éxito en nuestro proyecto como entrenador personal y/o Pilates, y, en general, para cualquier empresa que queramos lanzar desde cero. ¿Tiene suficiente demanda?

¿Cómo saber si nuestro proyecto responde a una demanda suficiente?

Quien emprende sabe, o al menos debería saber, que el proyecto que inicia afronta el temido riesgo de acabar fracasando. Una consecuencia que desgraciadamente afecta, según diferentes estudios, a muchos emprendedores. Demasiados.

De hecho, los economistas Oriol Amat y Pilar Lloret en su libro “Avanzando, claves para sobrevivir y crecer”, hablan de un fracaso que afecta al 82% de las empresas a partir del cuarto año. Una barbaridad.

Pero no estamos escribiendo esto para desanimarte. Al contrario. El objetivo es abordar una de las posibles causas que llevan a ese desenlace, que es no haber conocido la realidad del mercado antes de poner el proyecto en marcha.

Para ayudarte, te contamos tres ideas interesantes para hacer ese análisis previo:

Rastreo online

Para empezar, aprovechando el boom de la era digital, una de las mejores formas de encontrar respuestas sobre el mercado que queremos abordar es rastreando la red, buscando diferentes fuentes con informes y estadísticas que nos ayuden a contrastar datos sobre cómo está funcionando el sector de manera global, y especialmente en nuestra área de influencia. De esta manera tendremos una primera orientación sobre la fiabilidad de nuestro proyecto.

Hablar con otros profesionales

Conocer la impresión y experiencia de otros profesionales nos ayudará a determinar cuáles son nuestras oportunidades de negocio dentro de nuestra localidad. No os detengáis a la hora de preguntar y descubrir la realidad de tus competidores. Es importante poder conocer esos testimonios para tener una idea más o menos fidedigna de la demanda existente en tu entorno cercano.

Cuestionarios de valor

Digamos que esta es la prueba del algodón. Una acción que nos va a permitir por un lado conocer detalles sobre cuál es el interés en un proyecto como el nuestro, y, por otro, nos va a proporcionar ideas y soluciones sobre cómo debemos enfocarlo para seducir a la demanda mayoritaria.

En ese caso, elaborad un test con preguntas de valor y conseguid el mayor número de respuestas posibles en vuestra área. Y si los resultados son favorables, tendréis un buen motivo para seguir adelante.

Cada detalle es importante, no descuides ninguno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *