[VÍDEO] Una clave fundamental para el desarrollo de tus servicios
18 diciembre, 2017
Branding para Entrenadores Personales
19 febrero, 2018

“Cada decisión que tomamos en la vida, cada actividad que desarrollamos, cada pequeño gesto… lo hacemos movidos por el amor o por el miedo. Y la diferencia entre vivir desde un sitio o desde otro es como la noche y el día…”

Sergio Fernández

Antes de empezar, permíteme teorizar un poco ya que este artículo va sobre el miedo (en este caso al miedo a desarrollar nuestro negocio), sobre esa emoción de las denominadas “básicas” que genera dos reacciones: huir o atacar. Sobre esa emoción que en muchas ocasiones paraliza e impide que avancemos, asumiendo nuevos retos, y que en cambio nos mantiene en nuestra zona de confort, la dichosa zona de confort, la zona conocida, la zona de seguridad, la zona donde rara vez ocurren cosas novedosas. En definitiva, es una reacción natural a lo desconocido. Es una reacción natural.

Ahora bien, será únicamente cuando examino mis miedos y preocupaciones cuando estos se vuelven amigables. Es decir, cuando decido salir de mi zona de confort, cuando te enfrentas a ellos, encuentras el impulso necesario para superar el miedo al fracaso, entonces llega la magia, cuando dejamos de vivir con la sensación de culpa, cuando, como dice Sergio Fernández, elegimos vivir desde el amor.

Déjame que te haga cuatro preguntas y tómate tu tiempo para responderlas, te recomiendo que cojas un folio y un boli y anotes tus respuestas. Ahí van:

  • ¿Cuáles son algunos de los miedos que te han afectado en tu vida y te han mantenido paralizado/a? En serio, tómate tu tiempo, merece la pena.
  • ¿Cuál ha sido el coste de tenerlo? No tengas prisa…
  • ¿Cuál será el coste definitivo si no los superas?
  • Y la última, y no por ello menos importante: ¿Qué pensarás de este miedo o preocupación dentro de 10 años?

Emprender, crear un negocio o asumir un puesto de responsabilidad, es una situación que puede llevar a esa sensación de miedo, es algo normal, es un reto, un cambio. Antes de continuar, me gustaría darle a esta palabra un nuevo significado. En inglés “miedo” se escribe “FEAR” que son las iniciales de Falsa Evidencia Aparentemente Real. Lo que quiero decir es que en ocasiones nos preocupamos en exceso por evidencias a las que nosotros mismos damos validez. En la programación neurolingüística decimos que las palabras crean nuestro mundo, crean nuestra realidad. Cambia tu lenguaje, cambiarás tus creencias y crearás tu realidad.

Ahora bien, aquí tienes siete sugerencias para controlar estos temores que a buen seguro serán de utilidad:

1.- Define el objetivo: tener un objetivo claro permitirá focalizar tu atención en lo realmente importante, servirá de guía cuando aparezcan las dudas sobre cómo hacer las cosas, sobre tus elecciones, sobre tus decisiones. Dice Viktor Frankl que Si tienes claro tu “para qué” el “cómo” viene sólo.

Así que este será el primer paso para librarte de los miedos en el arranque de tu negocio. Indicará la importancia de lo que es para ti realmente lo que quieres, y del mismo modo servirá para salir de tu zona de confort.

Pero, ¿cómo debe ser redactado un objetivo para ser considerado como tal? Seré breve, ya que esto daría para otro artículo, voy a utilizar el acrónimo META. Para poder definir un objetivo este debe ser Medible, es decir, tienes que poder medirlo para saber cuándo lo has alcanzado., ¿Y si no es cuantificable?, busca una unidad válida para ti que te indique que lo has conseguido. Un objetivo también debe ser Específico, lo más concreto posible. Debe tener una fecha de inicio y de fin, se debe completar en un Tiempo fijado. El que se decida como válido, pero definido. Y por último, un objetivo debe ser Asequible, motivante y retador, pero asequible, que se pueda conseguir, con esfuerzo y trabajo, pero alcanzable.

2.- Sé positivo: aquí me detendré en el poder que infiere nuestra mente a la “intención”, a nuestra predisposición para que ocurran cosas alrededor. La tan conocida “ley de la atracción” divulgada por el libro “El secreto” funciona. Allí donde diriges tu atención diriges tu energía. Si tienes un objetivo claro y de verdad quieres conseguirlo, tu mente se preparará para ello y no caerá en el ciclo de la preocupación. A ver, la preocupación es una actitud previsora, es la forma que utiliza nuestra mente para ensayar diferentes vías de solución ante posibles peligros. Nos prepara para reaccionar ante ellos de la mejor manera posible. Ahora bien, mientras la preocupación guarde una relación lógica con las situaciones que vivimos, nos resultará útil; pero si se convierte en una reacción crónica y persistente ante situaciones que no requieren ningún peligro real generará ansiedad. Así que, mejor que preocuparse por los problemas, es ocuparse de ellos. La buena noticia es que es posible ser positivo aun en los tiempos que corren, simplemente es una decisión personal sobre cómo afrontar las situaciones. El poder mental es una de nuestras mayores fortalezas, ponlo a trabajar a tu favor.

3.- Saber qué es lo que hay que hacer: es una de las claves del éxito en la creación de un nuevo proyecto o en la aceptación de un nuevo puesto de responsabilidad. También puede servir de ayuda cómo lo han hecho con anterioridad otros que han tenido éxito. Si sabes cómo hacerlo, genial. Si no sabes, fórmate, o solicita apoyo a un profesional.

4.- Paso a paso: una forma de vencer al miedo también puede ser empezar poco a poco con el proyecto que queremos desarrollar. Comenzar a salir de la zona de confort, despacito, e ir probando. Hay una frase atribuida al estilo americano de crear negocios: “trabaja de día y desarrolla tu proyecto por la noche”. Nadie ha dicho que vaya a ser fácil, así que al principio toca esforzarse el doble.

Como consultor en desarrollo de negocio, mi primera recomendación es crear un plan de negocio, es decir, una guía que folcalice dónde queremos que se dirija el proyecto. Guía que se llevará a cabo poco a poco, hasta que ya no tengas más remedio que mantener el 100% de tu atención. Esta guía te ofrecerá indicaciones de cómo y dónde ir, será un apoyo para las decisiones que tomarás. Para poder llevarla a cabo será interesante realizar un estudio de la situación actual del mercado, te ayudará a reducir la incertidumbre y disminuir el riesgo

5.- Influencias negativas: rodéate de las personas que están donde tú quieres estar, las que apoyan tu proyecto, y aléjate del resto. Esto no significa que no estés con personas realistas, ya que aportarán un feedback constructivo. Quiero decir, aléjate de las personas que te dicen que no, porque ellas mismas no se atreven a hacerlo, de las personas negativas. Pon el foco en el crecimiento, en el éxito. Sobre este punto, tres preguntas que, como anteriormente, te invito a que reflexiones y respondas en el folio: ¿Cuáles son las influencias negativas en tu vida que necesitas evitar? ¿qué puedes hacer para evitarlas?, ¿estás dispuesto/a a evitarlas?

6.- Afronta tus miedos y preocupaciones: como decía al inicio del artículo, afrontar los miedos y preocupaciones es la manera más potenciadora y efectiva de superarlos. Va a llegar el momento de la verdad, el momento de seguir a delante o de abandonar el proyecto, es el momento de ver cómo se derrumban tus sueños o superar tus propios límites y alcanzar tus metas. Si te preocupa es porque te importa y si te importa es porque al menos para ti merece la pena.

7.- La acción será la manera de insuflar vida al proyecto: será la manera caminar hacia el éxito. Conocer, querer, superar tus miedos y actuar, tan simple y a la vez tan difícil, la acción nos servirá para validar nuestras creencias o para eliminar las que no sean útiles, será la forma de aprender con el acierto y con el error. La forma de crear nuestra realidad, nuestra nueva realidad, la forma de alcanzar nuestros sueños.

Estamos en un periodo tan bueno o tan malo como otro cualquiera, es el momento de los emprendedores creativos, es el momento de innovar.

¡Ponte en marcha, que nada te pare, superar tus miedos es una elección!

Alfredo Bastida,

Director del Seminario Vivir del Entrenamiento Personal y Pilates. Director del Coaching Camp.

Licenciado en CAFYD. Coach Profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *